Acciones solidarias

Safari Sensorial - 2015
 

El pasado 15 de septiembre se desarrolló nuestro “Safari Sensorial”, organizado anualmente en forma ininterrumpida por este Capítulo del SCI, bajo la colaboración de Aldo Carafa y el patrocinio de la firma Felfort, que como todos los años auspició el evento.

En esta oportunidad, se contó con la presencia de alumnos de dos escuelas de no videntes y capacidades diferentes de la ciudad de Buenos Aires.

El safari se desarrolló en el Museo de la Asociación Argentina de Caza y Conservacionismo, que gentilmente nos cedió sus instalaciones para este especial acontecimiento, donde pudimos disponer de varias de las taxidermias allí exhibidas.

El Safari Sensorial es una experiencia única y sumamente enriquecedora para los no videntes ya que, a través del tacto de las distintas siluetas, ellos pueden “conocer” a los animales. Conjuntamente con ello, distintos miembros y colaboradores del SCI, fueron explicando las características de la fauna autóctona y exótica que estaba expuesta, desarrollo que ha sido seguido con gran entusiasmo y atención por parte de todos los alumnos asistentes.

Cada grupo recibió las explicaciones básicas sobre costumbres de cada animal. Se interesaron en preguntar sobre el color de sus pelajes, hábitat, si son “buenos” o “malos” y si son herbívoros o carnívoros, entre otras inquietudes.

Una vez finalizado el recorrido por cada una de las piezas en exposición, se realizó un intercambio de preguntas y respuestas, durante el cual los alumnos expresaron su satisfacción y alegría por haber sido invitados, así como también respondieron un “ping-pong” de preguntas sobre las particularidades de cada animal y quien fue la persona a cargo de la explicación.

Finalizó el encuentro con una comida en el quincho existente en el lugar, que consistió en empanadas, hamburguesas, gaseosas y helado. Previo a la partida, se hizo entrega de golosinas donadas por Felfort, las que fueron recibidas con gran algarabía.

Nuestro presidente, Jorge Macellaro, dirigió palabras de bienvenida y al terminar recibió el agradecimiento de las maestras y autoridades de las dos escuelas asistentes.

 

17° Safari Sensorial - 2014

El martes 19 de septiembre el Capítulo Argentino organizó una nueva jornada de nuestro tradicional Safari Sensorial. De todos los eventos éste es, sin dudas, nuestro favorito.

No es fácil organizarlo debido a la particular logística que se necesita para atender alrededor de 100 no videntes, muchos de ellos también con habilidades diferentes, pero es tan gratificante mirar sus caras cuando tienen la oportunidad de "ver" a través del tacto un león o un ciervo colorado que todos los esfuerzos realizados valen la pena.

Este año se nos facilitó enormemente la tarea al organizarlo conjuntamente con la Asociación de Caza y Conservacionismo, que generosamente cedieron sus instalaciones y prestaron las taxidermias de cuerpo entero. El personal de nuestra oficina junto con algunos socios, miembros de nuestra Comisión Directiva y varios voluntarios fueron los encargados de explicar las características y costumbres de cada animal que tenían a cargo, frente al desfile permanente de los “alumnos” que no paraban de hacer preguntas de todo tipo. Posteriormente, todos los invitados disfrutaron de un almuerzo patrocinado por la familia del desaparecido cazador internacional y miembro del SCI, Carlos Fort.

En forma ininterrumpida desde 1998 el Dr. Aldo Carafa ha coordinado de manera muy eficiente cada detalle de nuestros Safaris Sensoriales, poniéndose en contacto con las escuelas y organizando el transporte y el catering. Agradecemos a todos los que contribuyeron que nuestro Safari Sensorial fuera, una vez más, un gran éxito.

 

Safari Sensorial 2013

El Club organizó el tradicional Safari Sensorial, que fue coordinado, como es habitual desde hace muchos años, por el Aldo Carafa y auspiciado por la empresa Felfort. Este año en particular, el Safari fue un éxito total ya que concurrieron más de cien no-videntes, pertenecientes a dos instituciones, quienes con el asesoramiento de miembros de nuestro Club pudieron tener un contacto directo con los animales salvajes exhibidos al efecto. Con posterioridad se sirvió un almuerzo que permitió el intercambio de ideas y sensaciones entre los socios y los visitantes.

Agradecemos a la empresa organizadora de la Feria y en especial a Roberto Santi quien, como todos los años, nos ha cedido las instalaciones y todas las facilidades para que nuestro Safari Sensorial sea un éxito. Hacemos extensivo nuestro agradecimiento a los socios y amigos del club que colaboraron en el evento.


Nota de agradecimiento por el Safari Sensorial

Estimados miembros de Safari Club:

Quiero agradecerles la hospitalidad y la buena predisposición que han tenido todos ustedes hacia el grupo de concurrentes y profesores de Asac.

Han pasado un momento sumamente agradable y han vuelto muy felices, situación que se plantea como uno de nuestros objetivos diarios.

Nuevamente muchas gracias, quedando a disposición de Uds. para cuando así lo soliciten.

Saluda atte.

 

Lic Beatriz Glikman - Directora
ASAC - Asociación de Ayuda al Ciego
www.asac.org.ar

 

Safari Sensorial 2012

El Safari Sensorial es uno de los eventos llevados a cabo por el Safari Club Internacional con mayor contenido humanitario y social.

Consiste en que un grupo de no-videntes, preferentemente niños, tome contacto físico con taxidermias de animales silvestres. El primer Safari Sensorial que realizó el Capítulo Argentino del Safari Club Internacional fue el 23 de noviembre de 1998 (su comentario se encuentra en nuestra revista “Safari Sur” N° 10 de abril de 1999).

Para su realización, se reúne un conjunto de aproximadamente diez taxidermias, en lo posible de cuerpo entero, y los niños, en grupos guiados por una maestra, recorren cada taxidermia deteniéndose a “ver”, o sea, tocar con las manos, las distintas partes del cuerpo. Van tocando así, asombrados, la cabeza con sus orejas, nariz y colmillos, sus patas, su cola y su pelaje.

El miembro de nuestro Capítulo a cargo de cada taxidermia, explica las características y el nombre del animal, sus costumbres y su hábitat, contestando las preguntas que hacen los niños, algunas de ellas sorprendentes: “¿De qué color es?” o “¿Dónde están las patas?” cuando la taxidermia es de una cabeza.

Los encargados de las explicaciones tienen una sensación indescriptible al satisfacer las inquietudes que manifiestan los niños no videntes. Ellos, a su vez gozan, conociendo todas las particularidades de los animales, iluminándose sus caritas a medida que sus manos recorren meticulosamente las taxidermias.

Todo ello conlleva una tarea de organización por parte del Capítulo que, desde su inicio y a lo largo de los años, sin saltear ninguno, estuvo bajo la responsabilidad de la misma persona, el Dr. Aldo Carafa y contó siempre con el patrocinio de la firma Felfort.

Cabe destacar el entusiasmo, dedicación y eficiencia del Dr. Aldo Carafa, contactando los colegios correspondientes, contratando los medios de transporte así como también estando a cargo del almuerzo para la comitiva, al término del evento. Asimismo, ha dirigido una especie de “competencia de conocimientos adquiridos” entre los niños, con preguntas, para que transmitan su impresiones y también los datos que aprendieron de cada animal.

Nuestro agradecimiento a Eduardo Padovani y su hijo Max quienes gentilmente nos cedieron las taxidermias y pacientemente respondieron las preguntas de los curiosos asistentes.

También a Florencia Díaz Heer, Miguel Abescat, Tomás Rodríguez Escalera, Juan Carlos Migliorini, Alvaro Estivariz y a los organizadores de la Feria: Sr. Roberto J. Santi y Sr. Roberto Díaz.

Pero dejemos que nuestro consocio, el Dr. Alvaro Estivariz, nos transmita sus impresiones sobre su participación en el evento, por primera vez este año como “instructor” detrás de una taxidermia.


Safari Sensorial

¡Gracias Dios por haberme regalado esta caricia al alma!


Cuando yo era chico mi Padre, una rara persona, que lejos de pensar como vivía, vivió como pensaba, nos decía: “El secreto de la felicidad es dar”. Yo siempre lo acepté como un cliché que obviamente denotaba nobleza, cualidad inocultable en él, pero no supe lo que es dar hasta hoy. ¡Pobre infeliz! A los 64 años venís a comprobar, lo que te pasaste una vida sin hacer. Porque dar a los que uno quiere, es darse a sí mismo. ¿Que tiene eso de generoso? Los de uno, no son el prójimo. El prójimo es el otro en el sentido más lejano, más ajeno.

Hoy el Safari, me dio la oportunidad de sentirme profundamente feliz, a través de una experiencia conmovedora si las hay, que como la lluvia helada cala hasta los huesos. Estoy hablando de esa obra sencilla y formidablemente humana, que es el SAFARI SENSORIAL.

Tuve la oportunidad de compartir, con Aldo (monstruo laburante no hay escollo que tu enorme corazón no pueda superar), con María, Ricardo, Stella y con otros amigos de la Comisión, que hoy tiraron los rifles a un lado, para apuntar y disparar toda su ternura al corazón, dedicando su tiempo y habilidad, a personitas privadas del mayor, el más preciado de los sentidos y sin el cual, nosotros no podríamos hacer lo que más nos complace.

El “cazador” uno lo lleva adentro, es innato. Ese instinto no se adquiere, uno lo trae, de un recóndito pasado genético y ancestral. Uno puede descubrirlo tarde, pero ya lo traía. Uno no es cazador porque ve. Uno como ve, puede cazar. ¡Qué tal si uno descubriera que es cazador, pero está privado de poder hacerlo porque no ve? ¿Qué tal si uno siendo cazador perdiera la vista?

Hoy mientras les explicábamos a los chicos las características de los animales que estaban tocando, mientras nos desvivíamos por hacerles comprender sus rasgos fisonómicos, transmitiéndoles información comprensible para ellos, sobre hábitos, hábitat, amenazas, alimentación y todo dato que permitiera iluminar en sus cabezas, lo que sus ojos no les aportaban, me planteaba la posibilidad de que a lo mejor le estaba hablando a un “cazador”.

¡Qué inmensa e impagable retribución sentir que nuestras palabras fructificaban en el eco de sus preguntas, del interés, de la inquietud que despertaban! De alguna manera estaban viendo, estaban aprehendiendo a la presa, la estaban capturando con sus manitas curiosas, ávidas de saber.

¡Qué baño de inmersión en la pureza, en la inocencia más prístina, en la alegría de la nada, en todo lo que nosotros dejamos de ser, quizás por poder ver y haber visto mucho! ¿Quién será más feliz? Porque como dijo Albert Einstein alguna vez: “La felicidad no depende de la realidad, sino del estado de ánimo.”

¡Con que generosidad nos manifestaron su gratitud! Yo pretendía que se sintieran, protagonistas, importantes. No se si lo logré, pero si les puedo asegurar queridos ángeles, que ustedes lograron que yo me sintiera así, de la mejor manera que jamás lo haya experimentado.

Yo quiero transmitirles a quienes no vivieron esta experiencia superior, edificante, que masajea el alma, que llama a la reflexión mas profunda, que el SAFARI SENSORIAL es una obra magna, inmensamente noble y generosa, que merece toda nuestra admiración y nuestro apoyo y que debe ser emblemática del Capítulo Argentino de cara a la sociedad, porque como institución, hoy por hoy es lo más tangible que hacemos por ella, y es lo que nos distingue y nos eleva.

El SAFARI SENSORIAL es luz para los que no la tienen, es asimilación de la obra de la Naturaleza, es incluyente al permitirnos y permitirles compartir nuestro mundo cinegético. Sin duda su realización implica un enorme esfuerzo; su implementación es compleja y costosa. Pero nosotros, los que podemos disfrutar de la luz, que es la materialización de la presencia de Dios, tenemos la insoslayable obligación de acercarnos, de juntarnos para contribuir, de la manera que cada uno de nosotros pueda, para que esta iniciativa pueda repetirse y extenderse, y con su linterna cargada de amor, haga ver algo de todo lo que nosotros vemos a quienes no pueden.

Viejo de mi alma, una vez más tenías razón. Hoy te hice caso y fui inmensamente feliz. En algún momento entre el fragor de la lluvia y la tormenta que hoy nos acompañó todo el día, me pareció escuchar una vos que desde alguna parte me decía: ¿Viste?

Aldo Carafa: ¡Chapeau! Para vos mi homenaje, con admiración y gratitud.

Alvaro Estivariz

 

Acciones solidarias

» Safari Sensorial

 

 

 
 

Propósito | Publicaciones | Reuniones | Caza y Conservacionismo | Reuniones de Socios | Record Books | Medición de trofeos
Asesoramiento Cacerías | Participación en exposiciones |
Acciones solidarias | Organizaciones asociadas | Contacto | HOME